jueves, 31 de diciembre de 2015

Mi 2015 (Reflexión)

No pensaba hacer ninguna entrada más hoy, y que acabaseis el 2015 hartos de mí. Vengo con una reflexión.

Este 2015 me he dado cuenta que los amigos vienen y van, que solo los verdaderos se quedan, y los puedes contar con una mano, con suerte.
Que la vergüenza nada más sirve para no conseguir tus metas.
Que lo que una persona se propone, se consigue, tarde o temprano.
Que el miedo es sicológico, y yo personalmente, el único miedo que tengo es a la muerte. Pero no ha la mía, si no a la de mis seres queridos. Mi otro miedo es el olvido, como dice Gus. Quiero tener algo de mí que no desaparezca tras mi muerte. He aprendido a ponerme mis metas, metas que voy a lograr. He descubuerto que lo que más quiero, es ser escritora, especialmente como la queridisima Jane Austen, cuyas novelas siguen en pie.
He aprendido a valorar todo lo que tengo, o al menos, a intentarlo. Que un adiós es tan solo un hasta luego, y que los hilos del destino nos mueven sin ton ni son como les place. He parendido a reir, y llorar al mismo tiempo. A que una derrota no sirve para nada más que para levantarse y volver a enfrentarse al día.
Que todas y cada una de las personas que aparecen en tú vida, no es casualidad. Que las cosas no pasan porque si. Pasan por algo.
Que esto simplemente es un entrenamiento para irnos a un lugar mejor, o quizá no.
Que si crees en algo, debes llevarlo hacía delante.
Que nunca es tarde para pedir perdón, y que las palabras se las lleva el viento, pero los actos no.
Que cada experiencia es una bonita anecdota que contar.
Que lo que hoy duele, mañana simplemente será llevadero.
Que lo único que pasa es el tiempo, y no espera por nadie.
Que lo mejor que puedes hacer es leer, sumergirte en otro mundo paralelo, e imaginarte que eres tú la que pasa por esos momentos de libro.
Que la gente se va, te falla, y te pisotean. Pero los verdaderos siempre estaran a tú lado, cubriendote las espaldas.
Que somos demasiado ingenuos como para pensar en un <<siempre>>, pero no lo suficientemente listos como para saber que hoy en día muy pocas veces existe.
Que es mejor vivir al día, y no pararte a pensar en el mañana.
Que la locura simplemente es una parte de ti.
Que el camino más difícil suele ser el más acertado.
Que la vagueria es tan solo una escusa más.
Que todas las personalidades son buenas y únicas. No por ser más graciosa y la popular eres mejor ni peor. Ni por ser la niña marginada de la clase. Que todos escondemos un arma secreta para enamorar a los que tenemos alrededor: la sonrisa, la palabra, el carisma,...
Que todos tenemos un ángel bueno y uno malo, y simplemente hay que saber elegir.
Que las amigas de internet te pueden ayudar tanto como cualquier otra. Que en una amistad de verdad la distancia no es un problema.

Este 2016 cumplire todos mis retos propuestos, y sera uno de los mejores años de mi vida.

2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo en cada punto que expones. Ni vergüenza, ni miedos, ni distancias, ni nada... Hay que vivir ^^ Nunca sabemos cuando no podremos hacerlo más.

    Saludos :)

    ResponderEliminar